Luna Nueva en Leo

Luna Nueva en Leo

Como todas las lunas nuevas esta Luna Nueva en Leo es especial y única, no sólo por los aspectos que la Luna y el Sol, juntos 16º Leo 14º forman con los otros planetas, sino por que nos recuerda el mensaje de este extraordinario signo, regido por el Sol.

Luna Nueva en Leo — 8 de Agosto 2021

Por tanto cuando esta Luna Nueva de Agosto se forma en Leo, el Sol está en su propio signo, acompañado por la Luna, donde brilla más que nunca y nos induce a ser quien realmente somos, alejados de las expectativas que los demás, la familia, la sociedad, la cultura, tienen de nosotros.

Ser tú

Voy a llamar a ésta Luna Nueva, la oportunidad de “Do You”, no “Ser Tú” sino “Haz Tú, Hacer Tú”. Hay una pequeña diferencia entre Ser y Hacer. El Ser puede realizarse en quietud, una vez que lo hemos logrado, en cambio el Hacer, requiere movimiento.

Por tanto este momento cuando se forma una Luna Nueva en Leo, en oposición a Saturno, el gran concretizador, el que nos llama a manifestarnos, tal cual somos, sin adornos, sin excusas, sin vergüenza, así tal cual, es un momento cuando necesitamos de todo nuestro coraje.

Este es un signo que sólo busca Ser quien es y como lo indica la casa 5 que rige y anterior a la 6, donde “mejoramos, perfeccionamos”, el tema es simplemente SER UNO MISMO, HACER UNO MISMO.

Aquí da igual “cómo” lo haces, lo importante es “hacer tu cosa”. Aquello que traes en tu interior y que nadie más posee, por lo menos no como tú lo ves, lo haces o dices. La oposición a Saturno me recuerda esta frase, que no sé quien dijo:

Enamorarse es cuando la certeza de que te gusta alguien está en una lucha de poder con la duda. La certeza y la duda fluyen y refluyen como la marea, y cuando la duda finalmente retrocede y solo queda la certeza, en ese momento, comienza el amor”.

Creer en uno mismo, no importa cuan talentoso o extraordinario seas siempre vive en esta lucha entre la certeza y la duda.

Ser y Hacer

Este es un momento para perder la vergüenza y decir, lo que tengas que decir, haz lo que tu alma te pide hacer, sin reparos, sin juzgarte, pues todo aquello que cada uno de tiene que decir, es para el bien del todo.

Si te lo guardas, es un acto de egoísmo. Dar, darse, es un acto de generosidad. Pero animarse a Ser y Hacer, es sobre todo un acto de valentía sin igual. Afortunadamente Leo, siendo un signo del elemento Fuego, es apasionado y generoso sin igual.

La nobleza de este signo es abrumadora y es esa nobleza hacia uno mismo, que hace que Leo sea tan creativo y esplendoroso. En este signo aprendemos que no existe belleza igual que la de estar alineado en cuerpo, alma y espíritu.

Si lo que haces no está alineado con tu alma y espíritu, nunca emanará belleza y honestidad. En cambio, si lo que haces, por más pequeño que te parezca, si surge de la unión de tu cuerpo con el mensaje de tu alma, resplandecerá como nada más.

Enamoramiento de otros y de nosotros mismos

El perfeccionamiento de la técnica, viene después en Virgo y la casa 6, en cambio en Leo, es acerca de lo que venimos a decir, a mostrar, a entregar a comunicar al mundo. La técnica sin la conexión con el alma, es deporte. El arte requiere comunicar algo.

La danza donde sólo se vé extraordinaria técnica, pero no creatividad, se convierte en acrobacia. Con todo mi incalculable respeto por el deporte que amo y por la acrobacia, la danza nos conmueve de una forma única.

Toda expresión artística, por pequeña que sea, un simple movimiento, si va conectado con el alma, nos mueve de una manera mágica. No es necesario ser Mozart, para producir un trozo de música que nos conmueva, y nos transforme.

Lo que emerge del interior de cada uno de nosotros, cuando es honesto y único, transforma al que lo presencia. Esta transformación ocurre a un nivel no racional, en una dimensión donde el intelecto no es necesario, sino la simple conexión de un alma con otra.

Es por eso que tanto Leo como la casa 5, nos hablan del enamoramiento, de otros y de nosotros mismos. Este último el más difícil.

Proyectarnos en otros y enamorarnos, parece ser más fácil y más mágico, aunque la verdadera magia, consiste en enamorarnos de nosotros mismos y de ese sendero que recorremos que llamamos vida y hacerlo y recorrerlo con todo nuestro Ser, respetando esa elección que parece que realizamos sin darnos cuenta.

Leo nos habla de una elección prenacimiento, nos habla de completar la escultura del alma, por eso es que es también el signo de los hijos. Cáncer es el signo de la maternidad y Leo de los hijos. Para dejar de ser hijos y completar la escultura, es necesario convertirse en padre o madre.

Pero por supuesto que es posible sentirse completo sin este último proceso, si logramos encontrar la forma de expresar ese diamante interno que todos traemos y se nos pide que aprendamos a pulir. En ello consiste el trabajo, conectar con ello y comenzar a darle forma, para poder irradiarlo.

Luna muy cerca de Mercurio

No hay posibilidad de proyectar luz, si no estamos conectados con todo nuestro SER. Este proceso puede ocurrir inconscientemente, aunque es menos común. Pero es posible. Aunque es en Virgo que comprendemos el “trabajo” necesario para ello.

Si escribes, escribe, si bailas, baila, si creas, crea, y por supuesto que aquí no me refiero solamente a las artes plásticas o más conocidas, sino al hacer, lo que sea que haces, pero con toda tu alma.

Esta Luna se forma muy cerca de Mercurio, también en Leo, por tanto la necesidad de Comunicar ese mensaje interno será más potente que nunca.

Tanto el Sol como la Luna y Mercurio también forman una cuadratura a Urano, por tanto, el mandato es de comunicar nuestra individualidad, nuestro propio mensaje por extravagante que sea. Todo lo Leo es extravagante. Lo importante es que sea mensaje y no el de otros.

Vesta en Libra

Vesta, en Libra, por su lado, el principio de la focalización en la tarea y la dedicación, opone a Kirón en Aries, que le empuja a la acción espontánea, a iniciar, mientras que Vesta, digna hija de Saturno con quien forma un ángulo de 120º, o trígono, le pide cordura y paciencia.

Este es una interesante propuesta de hacer, pero teniendo en cuenta tus limitaciones, particularmente las de tu cuerpo. Si hay algo que Vesta no confirma es que la perseverancia y la dedicación pueden producir milagros.

Nada bueno ocurre en un año, se requieren un poco más de horas, para desarrollar algún tipo de excelencia, (10000 horas de acuerdo a Malcolm Gladwell) pero lo importante es el cada día, el hacer de una forma continua y regular, el crear el hábito de Ser, de cumplir con el mandato del alma, sin desviarnos del camino.

Vesta nos ayuda en este proceso, otorgándonos el don de la focalización.

Marte T-cuadrada con Nodos Lunares

Marte se encuentra en el punto mágico de formar un T-cuadrada con los Nodos Lunares, esta es un posición difícil de un planeta difícil pero absolutamente necesario para la acción y el coraje. Este es un punto cuando posiblemente nos estemos cuestionando qué es lo podemos y no podemos hacer.

Aquí algo nos pide acción pero no nos aclara en qué dirección. ¿Me quedo en lo conocido o me aventuro a lo nuevo?

La respuesta es que no hay porque “completamente” cambiar de dirección aunque muchos es posible que lo necesiten. Es más fácil continuar con lo que ya sabemos Hacer, pero enriquecerlo con una nueva visión, abriendo puertas y permitiendo nuevas propuestas, recuperando la Fé en uno mismo y animarse a Crear.

Leo y Sagitario

Los signos fijos se energizan con esta Luna Nueva y Aries, Leo y Sagitario son los que más se benefician de ella. Disfruta de Ser y Hacer Tú.

Recuerda que la más perfecta versión de ti misma, no tiene nada que ver con la versión que otros tienen de ti. La gente siempre proyecta todo tipo de versiones en otros. También recuerda que el recorrido nunca es fácil, excepto en pequeños trayectos. Eso es justamente lo que hace que la vida sea tan interesante y mágica.

¡¡Feliz Luna Nueva en Leo a todos!!

Astrología Arquetípica – Cristina Laird