Respeten a sus esposas

¿Quién en el mundo no quiere ser rico? El secreto está en el respeto a la mujer. No busquemos en otros lugares; vayamos a la fuente de las bendiciones que se llama respetar a la esposa. Por tanto, no debe contar cada centavo que gasta.