Venus en Aries Febrero 2020

Venus entró a Aries el viernes 7 de febrero; por lo menos llegó con buen pie, porque el viernes es el día de Venus, sin embargo, se encontrará durante un mes en una franja zodiacal que les es incómoda, lo cual en términos astrológicos se denomina “exilio”.

Venus en “exilio” en el mes del amor

Uno de los signos que rige Venus es Libra, que es por tanto, su domicilio; Aries es el opuesto de Libra, y por tanto sus características son precisamente las opuestas a las del signo de la balanza, y por tanto, en la zona ariana Venus está en un área donde sus energías van contra la corriente. Veamos.

Si Libra es conciliador, Aries es peleón

Libra es indeciso y Aries se precipita en sus decisiones; Libra es diplomático y Aries dice las cosas sin anestesia, con cruda franqueza; Libra es romántico y sutil, y Aries pasional y rudo.

En lo último que mencionamos, y tomando en cuenta que estamos en el “mes del amor”, porque el 14 de febrero se celebra el día de los enamorados, es de esperar que el romanticismo no esté tan acentuado, pero en cambio sí las demostraciones de pasión y atracción.

En materia de relaciones humanas en general, Venus en Aries puede provocar distanciamientos y confrontaciones, porque se pierde un tanto la sutileza y se tiende a actuar de manera algo más brusca; sin embargo, es favorable porque con esta posición se hace más difícil actuar con hipocresía, y se tiende a ser más franco, y por consiguiente, las demostraciones de afecto serán más sinceras aunque menos edulcoradas.

Venus rige el timo

Glándula endocrina ubicada detrás del esternón y a la altura del corazón, que guarda relación con nuestro cuarto chakra, denominado “Anahata”, y que influye en nuestros afectos y se conecta con nuestro sistema inmunológico; es por eso que ante una decepción sentimental nos bajan las defensas y estamos más propensos a contraer gripes.

Venus estará en los primeros días de su entrada a Aries, haciendo conjunción con Quirón, el sanador herido, que nos puede provocar situaciones frustrantes (“guayabos” o “despechos”) en el amor o en nuestras relaciones afectivas, pero también puede ser buen momento para sanar viejas heridas y deshacernos de recuerdos que nos hacen actuar con temor o pesimismo en el presente.

Tenemos el reto de superar esos miedos y resistencias

Nada mejor que la energía de Aries para que nos empuje a seguir adelante, por eso allí, Venus en exilio, tendrá que comportarse un tanto como Marte, con su energía guerrera y llena de coraje.

Al fin y al cabo, ese exilio de Venus no será tan catastrófico, puede ser un “exilio dorado” (que durará hasta el 4 de marzo cuando llegue a su otro domicilio que es Tauro), porque recordemos que ambos astros (Marte y Venus) representan las dos polaridades: masculina y femenina. Los opuestos se atraen… y hasta se aman.

@ Pedro González Silva