Tradiciones festivas navideñas anti-stress

Tradiciones festivas navideñas anti-stress
Tradiciones festivas navideñas anti-stress

Animarse a cosas nuevas, dedicarle tiempo a los seres queridos y evitar el consumismo son algunos de los hábitos que te proponemos para disfrutar plenamente de estas fiestas.

Muchas veces, las hábitos de las fiestas son muy difíciles de cambiar porque están atados a tradiciones que han estado en nuestras familias y sociedades desde hace decenas de años. Pero esto no quita que podamos iniciar algunas nuevas tradiciones que enfoquen nuestra atención en aquellas cosas que tienen sentido y no sólo en el consumismo o el estrés que rodea a estas fechas. Aquí, algunas ideas para empezar.

Pensar en calidad y no en cantidad

Esto aplica a los regalos, la comida y, en general, a todo lo que hagamos relacionado a las fiestas. Generalmente cuando nos perdemos en el frenesí de hacer todo grande, abundante y rápido nos perdemos de los momentos que realmente importan de las fiestas: los encuentros, las charlas, el vernos las caras después de tantos meses de virtualidad.

Escapar de los productos con temática festiva

A todos nos gusta tener espíritu festivo, pero el sobrecargar nuestras casas y mesas con adornos navideños llenos de renos o árboles no es la única forma de crear ese ambiente. Muchas veces, una mesa es mucho más cálida con menos decoraciones y más intimidad. Además, sin servilletas rojas, celofanes dorados y demás, podemos enfocarnos en lo que importa: conversar con la persona que está al lado sin distracciones.

Tiempo, no dinero

Muchas veces nos pasamos horas y hasta días tratando de encontrar regalos para todas las personas cuando podríamos haber invertido ese tiempo en encontrarnos con familiares y amigos para compartir. También, terminamos regalando cosas insignificantes a todos en lugar del regalo perfecto para una o dos personas. Poner el acento en el tiempo y no en el dinero que compartimos con los demás es clave.

Probar algo nuevo

Generalmente, los integrantes de las familias ya sabemos con anterioridad exactamente qué vamos a comer durante la Nochebuena o la víspera de Año Nuevo: padres, tíos, abuelos, amigos siempre llevan ‘ese’ plato que es su especialidad. Esto es lindo, pero ¿por qué no cambiar o alterar un poquito esas tradiciones en función de algo mejor? ¿Por qué no elegir la ensalada de vegetales de estación orgánicos, el pollo de granja, la torta de frutas frescas? ¿O, aunque sea, mejorar los ingredientes de ese plato tan especial con mejores productos locales y frescos?

Incluir otras prácticas

Además de innovar en lo culinario, la espera de la Navidad puede ser un poco diferente este año. Una actividad que puede reunir a la familia cada noche es la lectura: ¿por qué no buscar esas historias navideñas -o cuentos llenos de amor y esperanza- y leerlas en voz alta a los seres queridos? Otra opción es festejar el solsticio de verano el 21 de diciembre, con un lindo paseo.

Evitar el consumismo

Es difícil: en estas épocas, todos los estímulos visuales te están pidiendo que compres de todo y más, con ofertas por todos lados. Y comprar algunas cosas en forma responsable no está mal. Pero tratemos de evitar el consumismo y pensar antes de sacar la billetera. Las fiestas son más sobre buenos momentos en familia que sobre los productos que hay en la mesa o debajo del árbol.

Les deseamos a todos ¡muy Feliz Navidad!


Vía » Discovery Latinoamerica