Fé y Esperanza

Escritos e historias sobre La Fé y la Esperanza, estados del ánimo, firme convicción de que algo es verdad, por la absoluta confianza que hemos depositado en algo o alguien…

Reflexiones del corazón de un padre que ha vuelto a nacer

Reflexiones del corazón de un padre que ha vuelto a nacer

Perder un hijo es perderlo todo. La sensación que uno tiene cuando un hijo propio se muere es que el mundo se termina pronto, y que nada más va a ser soportable después de una pérdida tan grande. Casi todas las muertes de familiares cercanos tienen un nombre: un cónyuge que pierde al otro pasa a ser viudo, un hijo que pierde un padre pasa a ser huérfano, pero un padre que pierde un hijo no tiene nombre.

Reflexión Fluye, Suelta y Sana

Reflexión Fluye, Suelta y Sana

Cuando sientas que ya no puedes más, cierra los ojos y pídele al Universo que con el viento se lleve todo todo lo que te duele. Dile que estas cansado de cargar equipajes pesados que no te dejan avanzar.

Tener fe es elegir entre dos modos de ver la vida

Algunos ven la fe como una simple coraza que el hombre se fabrica para sentirse mejor consigo mismo. La religión da respuesta a muchas preguntas y miedos que el hombre lleva consigo, y le ayuda a superarlos. En ese sentido, es cierto que ayuda a sentirse mejor con uno mismo. Pero aunque tenga esos efectos psicoterapéuticos, la fe no es eso, es mucho más.

Volver a confiar – Reflexiones de Fe y Esperanza

Volver a confiar

La confianza es un regalo que tú tienes y ofreces a la vida y a las personas que te rodean; no se puede tratar de algo condicionado porque dejaría de ser un regalo y le restaría valor. Su estabilidad y fortaleza dependen de ti no de lo que suceda afuera, porque la naturaleza dual de mundo suele destruir lo valioso; y aunque como parte de esa dualidad existe la desconfianza siempre se trata de una elección.