Parasha Vaerá – Reflexiones y Pensamientos – Judaismo

Y le dijo Moisés a Faraón: Haz alarde de tu superioridad sobre mí. ¿Para cuándo debería rogar por ti, por tus siervos y por tu pueblo. Para destruir las ranas de ti y de tus casas, para que se queden sólo en el Nilo? – Shemot (Éxodo) 8:5-6

Parasha Vaerá “y apareció”

Y el Faraón dijo: Para mañana. Y Moisés dijo: Como dices, para que sepas que no hay nadie como HaShem, nuestro Dios.

Ya comenzaron las plagas, primero el agua en sangre y ahora las ranas. HaShem le había dicho a Moshe que endurecería el corazón de Faraón, y una forma de comprender esto puede ser mediante el principio:

“Por el camino que el hombre quiere seguir, del Cielo lo ayudan” es decir, inicialmente Faraón decidió endurecer su corazón y no dejar salir al Pueblo de Israel, y esa acción inicial marcó un camino en el que su teshuvá (arrepentimiento) se hizo cada vez más difícil.

Libre elección

Pero hay otra explicación, en cada momento tenemos “libre elección”. Es un concepto difícil de explicar, pero en la práctica podemos decidir que vamos a hacer.

El punto es que cuando alguien presencia milagros, este principio se desbalancea, se maravilla y seguramente tenderá elegir creer en la existencia de un Ser Superior (cada cual según su nivel de percepción al respecto).

Por lo anterior, y para mantener el libre albedrío de Faraón, cada vez que presencia un milagro, el busca a sus magos y decide endurecer su corazón un poco más, a fin de mantener su libre albedrío.

Pero ahora se volvió insostenible, hay muchas ranas por todas partes. Nuestros Sabios destacan que las ranas entraron hasta en los hornos por obediencia al Creador (ver vers. 7:28).

Moisés se acerca y le pregunta a Faraón cuando quiere que pida al Creador que retire la plaga y el responde “¡Mañana!”.

Hay cosas que no nos sirven

¿Cuantas plagas de este tipo tenemos en nuestras vidas? Hay cosas que no nos sirven, que claramente necesitamos que se vayan, pero elegimos mantenerlas un día más, solo un día más…

¡Que con ayuda y fuerza del Cielo podamos liberarnos de lo que nos impide acercarnos al Creador!

¡Shabbat Shalom!

Kivrei Tzadikim

Artículos Relacionados

Be the first to comment