Obispo (David Musselman) se disfraza de vagabundo

David Musselman

Un obispo se disfraza de vagabundo para dar una lección a sus feligreses. Un obispo estadounidense de una iglesia mormona se hizo pasar por un hombre sin hogar y llegó a su parroquia para ver cuál sería la reacción de los feligreses.

Un obispo se disfraza de vagabundo

David Musselman, obispo de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días de la ciudad de Taylorsville, en el condado de Salt Lake, EE.UU., se puso en contacto con un experto en maquillaje de Salt Lake City para transformar su rostro en uno que ni siquiera sus familiares iban a reconocer, con el fin de dar a su congregación una lección acerca de la compasión.

— Lo principal que estaba tratando de enseñar era que no debemos ser tan rápidos a la hora de juzgar a los demás, dijo Musselman al canal de televisión local KUTV-TV.

Disfraz de indigente

Al llegar a la iglesia el domingo con su disfraz de indigente, el obispo recibió diversas reacciones a su presencia. Al menos cinco personas pidieron a Musselman que saliera de la propiedad de la iglesia, algunos le dieron dinero y la mayoría se mostró indiferente a su presencia.

— Muchos realmente desviaron su camino para despreciarme y hasta evitaban el contacto visual conmigo, cuenta el obispo. — Me acerqué a ellos para decir: Feliz Día de Acción de Gracias, ni siquiera les pedí dinero ni alimentos y su incapacidad incluso para reconocer mi presencia, me resultó muy sorprendente, agregó.

Reveló su verdadera identidad

Al final del servicio Musselman se acercó al púlpito y reveló su verdadera identidad quitándose su disfraz. El religioso no esperaba que los miembros de su congregación fueran a reaccionar tan emocionalmente.

— Me empecé a sentir avergonzada porque yo no le había dicho ni hola a este hombre. Él estaba tan sucio, lisiado y viejo. Estaba hablando solo, confesó Jaimi Larsen, una feligresa de la parroquia.

Sin embargo, según Musselman, no era su objetivo avergonzar a los feligreses o hacer que se sintieran mal. Simplemente, quería recordarles que hay que ser amable con la gente en todos los ámbitos de la vida, y no sólo en los días festivos, sino durante todo el año.

actualidad.rt.com