Nuestra infancia determina cómo nos comportamos de adultos

Todos sabemos que nuestra forma de ser actual viene determinada por todas las experiencias que hemos vivido a lo largo de nuestra vida. Lo que muchos no saben es que son las cosas más insignificantes las que más nos marcan.