El viernes 16 de noviembre Mercurio comenzará a estar retrógrado en Sagitario, y se mantendrá retrocediendo hasta el 6 de diciembre. Sagitario es un signo de fuego, de tal forma que los efectos de Mercurio retrógrado se estarán sintiendo con mayor efusividad y con tendencia a actos impulsivos.

En este signo Mercurio se encuentra incómodo, en “exilio”

Por tanto sus cualidades están un tanto desajustadas, además de la perturbación que ya de por sí ocasiona la retrogradación. En lo que respecta a esta última retrogradación del año, la intensidad del efecto mercurial será expansiva, ya que Sagitario es un signo que abarca un gran radio de acción energética.

En esta franja del zodíaco Mercurio se “agranda”, las ideas buscan motivos superiores pero le cuesta llevarlas a la concreción, las palabras, en muchas ocasiones, salen disparadas con cierta imprudencia debido a que le cuesta callar.

Hay una tendencia a decir cosas impulsivamente, sobre todo cuando nos encontramos distraídos, y esto es algo que puede ocurrir con cierta frecuencia cuando Mercurio está en el signo regido por Júpiter.

Solamente por el simple hecho de estar Mercurio en Sagitario, ya es necesario hacer un esfuerzo por mantener la mente alerta ante cualquier evento que nos pueda hacer decir cosas de más y provocar en nosotros palabras de las que luego nos arrepentiremos.

Si eso es así en condiciones normales, imagínense como será si además Mercurio retrocede y las comunicaciones se entorpecen.

Mercurio retrógrado en Sagitario

  • En lo que respecta a nuestros procesos mentales y verbales, con Mercurio retrógrado en Sagitario, debemos, primero que nada, hacer ejercicios de concentración mental aunque sea un rato en la noche, ya que la mente tiende a sobrecargarse, las ideas fluyen con demasiada impulsividad y podemos dispersarnos y enredarnos mentalmente.
  • En segundo lugar, es conveniente mantenernos vigilantes de nuestros pensamientos y atentos a todos los hechos que ocurran a nuestro alrededor, haciéndonos el firme propósito de evitar que las cosas que nos pasen nos hagan hablar de más. Es importante evitar imprudencias en lo que decimos.
  • En tercer lugar, tratemos de planificar nuestras actividades de cada día, y realizar las cosas en calma y a su debido tiempo, sin precipitaciones ni desorden; precisamente la dispersión es una de las características de esta configuración astral, que debemos aprender a controlar.

Como consecuencia de este proceso de dispersión mental que puede provocar Mercurio en Sagitario, con el añadido de ciertas interferencias causadas por el movimiento de retrogradación que realizará el planeta, podemos en ocasiones sentirnos un tanto estresados sin saber por dónde empezar y cómo concretar las cosas que planificamos, por eso debemos hacer un esquema escrito de todo aquello que tenemos pendiente por realizar; es el mejor momento para hacer uso de una agenda.

No nos precipitemos al tomar decisiones sobre cualquier materia, reflexionemos y estudiemos bien todo lo que vamos a realizar.

Por último, con Mercurio retrógrado en Sagitario podemos generar ideas muy trascendentes, filosóficas, creativas y originales, es por tanto tiempo de disciplinar la mente para poder hacer realidad nuestras ideas, proyectos e ideales.

Relacionado

Mercurio Retrógrado – 16 de noviembre hasta el 6 de diciembre – Calendario 2018

Pedro González Silva