Marte en Tauro

Marte en Tauro, InfoMistico.com

El martes 5 de julio, Marte entra a la franja zodiacal de Tauro, donde estará hasta el 20 de agosto. La presencia de Marte en Tauro, desajusta las energías del planeta; su fuerza agresiva y de acción se frena, provocando acumulación de tensiones.

Marte en Tauro entra en caída y Urano lo recibe allá abajo

Podemos sentir un efecto igual al de un carro al que se le mete el acelerador a fondo, y a la vez también se le pisa el freno.

Marte en Tauro

Marte en Tauro se puede asociar al comportamiento del toro, normalmente apacible, y que demuestra paciencia cuando se le molesta, lentitud en sus reacciones, pero de manera imperceptible va creciendo su rabia por dentro hasta que sorpresivamente estalla.

Con Marte en Tauro la energía no es fluida, se manifiesta de manera epiléptica: en ocasiones con mucha calma, y en otras con exceso de nervios, y cuando llega la furia, es difícil de controlar.

En términos astrológicos, cuando Marte ocupa el signo de Tauro, se coloca en caída; esto significa que el planeta se encuentra en un ámbito opuesto a sus energías; por ejemplo, Tauro se asocia a la lentitud y la paciencia, mientras que las cualidades de Marte son de rapidez, impaciencia o ansiedad.

La energía de Marte

Por este motivo, la energía de Marte siente un freno en el signo del toro, y eso exacerba su impaciencia y puede generar ira; las cualidades de acción del astro rojo se desajustan y son mal manejadas en un signo como Tauro.

Los momentos de mayor tensión que generará Marte en Tauro, es cuando transite entre los grados 14 a 24 de este signo, es decir, entre 26 de julio a 12 de agosto, y dentro de ese período, el día más intenso será el 2 de agosto, día en que Marte hará conjunción con Urano, a 18 grados de Tauro.

Esta será una conjunción muy particular

Porque ambos astros se encuentran en posición de caída en Tauro; ambos generan energías nerviosas, abruptas, repentinas, que se encuentran con un muro de contención en el signo del toro, y eso genera un ambiente de mayor irritabilidad, con propensión a hechos sorpresivos, cargados de ansiedad o de violencia.

En estos días habrá que hacer un gran esfuerzo para controlar nuestros impulsos agresivos, nuestro temperamento; será importante tener autocontrol y estar alerta a nuestras propias reacciones, y a la de los demás.

Mantener el equilibrio, debe ser nuestra meta en este tiempo. Canalicemos nuestras energías con ejercicio físico, caminatas, respiración profunda y meditación.

Temas relacionados con éste artículo

Pedro González Silva