La Luna se oculta en Aries

Se eclipsa el ego

Aries
El miércoles 8 de octubre, se producirá un eclipse lunar. Los eclipses de este tipo sólo se producen cuando hay fase de Luna Llena, en donde el Sol se encuentra en el signo opuesto de donde está nuestro satélite, y por tanto, al estar enfrente la ilumina con más fuerza; pero cuando la Tierra se interpone, por breves instantes se oculta este brillo y se produce el eclipse. En esta ocasión, el Sol está en Libra y la Luna en el signo opuesto, que es Aries.

Los eclipses, tanto de Sol como de Luna, generalmente producen transformaciones en la psique y en los propósitos de los seres humanos, no de manera instantánea, sino en un lapso de unos seis meses como máximo.

Al eclipsarse el Sol o la Luna, su energía se interrumpe por unos momentos. En el caso de nuestro satélite, como éste rige el inconsciente, nuestra psique recibe alteraciones que inducen a transformaciones internas; esto ocurre en el plano individual como también global, pues la Luna rige al inconsciente colectivo.

El eclipse de Luna provoca cambio de hábitos, hace que afloren viejos temores, traumas o fobias, dándonos la oportunidad de limpiar nuestra mente y liberarnos de esas conductas caducas que tenemos arraigadas y que nos impiden avanzar.

El eclipse lunar es excelente para enfrentarnos con nuestro mundo interno, hacer una revisión profunda de aquellas conductas que perjudican nuestro avance en la vida, conocer y comprender nuestros miedos para vencerlos y producir un cambio de hábitos en el área de nuestra vida que así lo requiere.

Con la Luna eclipsándose en Aries, es preciso que cada uno de nosotros trabaje en la reestructuración y transmutación de su ego, para limpiar aquellas facetas indeseables de nuestra personalidad, aquellas que traban nuestro camino, y destacar y desarrollar nuestras mejores cualidades para ponernos en acción.

Este eclipse puede remover los cimientos de nuestra personalidad y hacerla renacer con nuevos bríos, entusiasmo por la vida, espíritu emprendedor, pionero y de conquista, fortaleciendo nuestra autoestima y fe en nosotros mismos. Podemos asumir esta energía como un renacimiento.

Aún más, la energía transformadora del eclipse lunar estará reforzada por la presencia de Urano, en conjunción con nuestro satélite en Aries, provocando un muy poderoso impacto renovador, una aceleración de los procesos de cambio en cada uno de nosotros, abriéndonos a eventos sorpresivos, regalos del universo que nos llegan cuando menos lo esperamos.

Este eclipse de Luna en Aries guarda relación con la energía del Sol en Libra, por tanto este reacomodo de nuestro mundo personal, también está conectado con nuestras relaciones con las demás personas; es un tiempo para renovar y mejorar nuestro mundo afectivo, la forma como expresamos el amor, la manera como desarrollamos nuestras relaciones humanas.

[adsense-300-250]

Vía » Termómetro Zodiacal