El 8 de octubre se produce la Luna Nueva en Libra, y esto indica un nuevo ciclo mensual, que de acuerdo a las energías que activa, es propicio para planificar y ejecutar actividades que impulsen y mejoren nuestras relaciones humanas, procuren la justicia, la paz y la conciliación.

Luna Nueva en Libra 08 de Octubre 2018

Esta Luna Nueva se produce en toda la mitad del signo, es decir, a 15 grados, y mueve energías relacionadas con el Equinoccio de Otoño, cuando entramos en la segunda parte del año astrológico, que simbólicamente indica la realización de nuestro ser individual, que se prepara entonces para alcanzar una nueva realización, esta vez desde el punto de vista social.

Por eso, con esta Luna Nueva, de manera simbólica, declina nuestro ego para entrar en un nuevo ciclo en el que cedemos parte de nuestra personalidad, en aras de compartir e interactuar con otros seres humanos.

El ciclo de la Luna es importante porque nos trae esa preparación desde el punto de vista psíquico y emocional, y favorece para que desarrollemos nuevos hábitos de vida, acordes con el momento cósmico que estaremos viviendo.

Relacionado

Calendario y Fases Lunares Octubre 2018

La Luna Nueva ocurre cuando nuestro satélite y el Sol coinciden en el mismo signo y en el mismo grado de ubicación en esa franja zodiacal; es el momento en que la Luna no se ve, está oscura. En la naturaleza esto provoca que las mareas bajen, y en el ser humano también desciende nuestra “marea psíquica”.

En la Luna Nueva, el Sol predomina sobre la Luna, y por tanto la conciencia domina al subconsciente, por tanto tenemos mayor claridad mental, es un momento en que las emociones están controladas por la mente y nos perturban menos, y podemos tomar decisiones más racionales y menos impulsivas.

Al tener mayor claridad mental, tenemos más fuerza psíquica para visualizar nuestras metas y deseos con una imagen clara y definida, lo que ayuda a que tales metas y deseos puedan concretarse.

Al producirse la Luna Nueva en Libra

Este nuevo ciclo se impregna de las características de este signo, relacionadas con la imagen de la balanza que simboliza la equidad y la justicia. Cobra importancia la energía del planeta Venus, regente de Libra, astro del amor y las relaciones humanas.

Este planeta se encuentra en estos momentos en su movimiento retrógrado por el signo de Escorpio, lo que favorece para que en este ciclo lunar hagamos un trabajo de evaluación de nuestros sentimientos y reestructuración en nuestras relaciones, para adaptarnos a las nuevas realidades que cada quien está viviendo desde su propia realidad individual.

Relacionado

Venus Retrógrado en Libra 5 de Octubre 2018

Venus retrocederá en Escorpio y luego regresará a Libra, y el 16 de noviembre volverá a avanzar, dándonos la oportunidad de marcar un nuevo rumbo a nuestra vida afectiva, luego de este gran proceso de evaluación y reestructuración.

Venus en estos momentos, retrocediendo en Escorpio

Se encuentra en una tensa posición con Marte en Acuario (una “cuadratura”, que es un ángulo de 90 grados bastante desarmónico) que genera encontronazos entre las energías femenina y masculina, ante lo cual es necesario hacer un trabajo interno de reconciliación y búsqueda de armonía.

A la vez, Venus está en un contacto armónico con Neptuno, que también retrocede pero en Piscis, y desde allí forma un trígono (ángulo de 120 grados) con el astro del amor, y provoca un ambiente donde preferimos aferrarnos a nuestros sueños, a nuestro mundo interno, y dejar para después la resolución de conflictos cotidianos.

La Luna Nueva, por su parte, está en contacto desarmónico (cuadratura) con Plutón desde Capricornio, que genera incompatibilidades muy fuertes que sólo se pueden superar con un trabajo interno de transmutación espiritual, que derrumbe estructuras rígidas en nuestra forma de pensar y en nuestra rutina diaria de vida.

También la Luna Nueva se contacta con Neptuno desde Piscis, indicando que ese trabajo interno depende de que aprendamos a reconocer nuestro Ser Superior y logremos una conexión especial que nos “ilumine” el camino.

Meditar y respirar profundo puede ser una buena vía para que lleguen a nuestra mente imágenes reveladoras que nos indiquen el camino a seguir en este nuevo ciclo lunar.


Pedro González Silva