Luna Nueva para un Final – Configuración astrológica llena de paradojas

La Luna Nueva en Capricornio ocurre el 29 de diciembre en unión a Mercurio en retroceso. Se trata de una configuración astrológica llena de paradojas, por cuanto si bien esta fase lunar abre un nuevo ciclo, ocurre en un momento en el que estamos cerrando uno más grande para despedir el año que se va.

Luna Nueva en Capricornio

Se entremezclan las despedidas con las bienvenidas, mientras Mercurio, el astro de la mente y la comunicación se cruza en reversa con el Sol y la Luna, impregnando el ambiente de una energía introspectiva, marcada por la reflexión, las reformulaciones individuales y colectivas que llevan a modificar hábitos emocionales, comportamientos, creencias y propósitos de vida.

El mismo día de la Luna Nueva, pocas horas después, Urano, que estaba retrocediendo, vuelve a avanzar en el zodíaco, y allí encontramos otra paradoja, porque mientras Mercurio nos llama a replegarnos y reflexionar, Urano saca a flote todos aquellos ideales que hemos acumulado para generar procesos intensos de renovación en nuestras vidas.

Urano

Esa energía de Urano se verá expandida por el efecto de Júpiter que desde Libra lo contacta; estos dos astros, uno frente a otro, generan un impacto como el de un gran meteoro que cae en el mar y provoca inmensas olas; en este caso son olas renovadoras que se desatan.

No obstante, Saturno desde Sagitario, también contacta a Urano y Júpiter, y este hecho puede ayudar en algo para que esa ola expansiva se canalice hacia un determinado rumbo, y con un objetivo que lleve a resultados concretos, mientras Quirón, también en contacto con todos estos astros, advierte sobre temores y resistencias que se deben vencer para poder dar cauce a estas energías que estarán latentes en este ciclo.

La Luna Nueva en contacto armónico con Marte da una tendencia favorable para que las energías que se desatan en este ciclo de conclusiones e inicios, estén llenas de empuje emocional, pero equilibrado con el sentido práctico que genere resultados tangibles.

El Nodo Sur en Piscis, unido a Marte y en contacto con la Luna Nueva, advierte que debemos cerrar de manera adecuada aquellas cosas que ya cumplieron su ciclo en nuestras vidas, no debemos dejar nada pendiente, para después, porque eso genera karma; es tiempo de resolver todo aquello que tenemos pendiente, porque sólo así podremos dar inicio a lo nuevo que nos espera.


Vía termometrozodiacal.blogspot.com