Los Ángeles en el Judaísmo

Según Rambam en su libro Moré Nebujim 2:10 explica lo expresado en BeReshit Rabá 68: “El ángel corresponde a un tercio del universo”

La jerarquía de los ángeles está también catalogada:

  1. Jayot HaKódesh (Animales Santos), cuyo nivel es el superior
  2. Ofanim (Círculos)
  3. Erelim (Luces Divinas)
  4. Jamshalim (Destellos)
  5. Serafim (Serafines)
  6. Malajim (Ángeles)
  7. Elohim (Poderosos)
  8. Beney Elohim (Hijos de Poderosos)
  9. Kerubim (Querubines)
  10. Ishim (Personas). Estos últimos son los ángeles que hablan con los profetas y que son vistos por ellos en una visión profética. Por esta razón se denominan “personas”, pues su nivel está cercano al de los seres humanos. Pero hay comentadores que explican que son personas con misiones específicas (como Moshé).

De acuerdo a Pirkei deRabbi Eliezer 24, hay 70 entidades espirituales permanentemente en torno al Trono de la Gloria de Dios, representando a las 70 naciones de la tierra, designando con ésta imagen, las diferentes fuerzas y potencias que se conforman en el universo. Por ejemplo: Mijael es el representante de la nación de Israel y el que preside la reunión de los 70.

El Satán, que es uno de los ángeles de Dios, no posee, al igual que los demás, libre albedrío, así que se puede deducir que Hay misiones que implican destrucción, muerte, dolor.

Eso es lo que el Eterno les impone como misión y los ángeles deben cumplir. Sin embargo, hay que tener presente que no es un Dios sanguinario e injusto el que así procede, sino un Rey Justo y Misericordioso. Si Él impone un castigo en Este Mundo, es por Amor, no por bajeza o deseo de sangre.

Un ejemplo explicado es el de la destrucción de Sodoma.

Si la Toráh no aclarara la motivación de la destrucción, simplemente se hubiera considerado un acto cruel por parte de Dios, pero Dios decide confiarle a Abraham su motivación, Abraham era Su amigo y le cuenta que va a destruir Sodoma “Por cuanto el clamor contra Sodoma y Amorá es grande y su pecado se ha agravado mucho”. (Génesis 18: del 17 al 20).

La creencia con respecto al ángel de la guarda, es aceptada, pero recordando y teniendo presente que es un emisario de Dios sin albedrío, solamente con una misión, por lo que nuestros ruegos deben ser dirigidos a Dios.

“No te sucederá mal alguno, ni plaga se acercará a tu morada, porque dará encargo a Sus ángeles acerca de ti, para que te guarden en todos tus caminos” (Tehilim / Salmos 91:10-11) El Talmud explica: “el secreto de los ángeles es que hacen lo que Dios les ordena, sin argumentar” (Shabbat 88a).

Como conclusión se puede decir que no existe ninguna fuerza espiritual con capacidad de hacer el mal ni el bien, sin un previo designio Divino, cuyo fin es siempre, sin excepción, el bien y la justicia.

Solamente el hombre está dotado por Dios de libre albedrío, con capacidad de hacer el mal, desviarse de la Ley y la ordenanza Divina y también de hacer el bien a su voluntad y apegarse a la enseñanza de Dios.

Debido a éste libre albedrío, los actos humanos encaminados hacia el bienestar de la humanidad, ya sea individual o grupal, tienen un valor ante Dios superior a cualquier acto realizado por un ángel. Hay que recordar siempre que la justicia de Dios cubre la acción humana libre, sea premiándola o castigándola, dicha justicia es una consecuencia directa y natural de las acciones humanas.

“Mayor es el nivel de los justos que el de los ángeles servidores”

TB Sanhedrín 93a

página anterior ←

Vía » Radio Jai 96.3 Mhz


seguir leyendo en página: