Levanta tus brazos al cielo y conecta con la grandeza de lo que te dio vida

Levanta tus brazos al cielo y conecta con la grandeza de lo que te dio vida

Hay una sensación de grandeza y de poder cuando uno levanta sus brazos al cielo, abre su corazón y alma a las energías que una vez, hace ya bastante tiempo, colapsaron, crearon nuestro mundo, creando todas las experiencias por las que hoy sentimos place o dolor, éxtasis o pánico.

Levanta tus brazos al cielo

Estas experiencias que cuando somos capaces de abrazar con nuestra alma nos permiten levantar la mirada, de un ser humano con la mente firme y serena, al cielo que espera desde nuestro nacimiento que aceptemos quien somos y quien podemos llegar a ser, para dejar saber a todo el mundo de que estamos preparados para aceptar lo que las vida nos ponga como retos en nuestro camino a crear la vida que deseamos.

Nuestro caminar diario con la cabeza baja y las manos fijadas en la dirección del suelo no nos permite ver la realidad de quien somos y del potencial que tenemos para crear lo que queramos de nuestra vida.

  • Démonos el espacio,
  • démonos la oportunidad de levantar nuestra cabeza y brazos hacia el cielo de dónde venimos, y hacia donde partiremos una vez nuestra obra de teatro de vida concluya,
  • y démonos la oportunidad en silencio de conectar con lo que nos rodea, con las sensaciones, energías que vienen más allá de lo cotidiano, de lo que es común y creado por el ser humano.

Deja que la antena de tu alma se conecte con las ondas de los orígenes del universo y recarga el ser espiritual y físico que está dentro del caparazón que muestras al resto de seres humanos.

Deja que tu mente sueñe con lo que está más allá de su visión humana para que el fuego de esta conexión le transmita los poderes necesarios para crear los pensamientos y confianza para iniciar y continuar avanzando hacia la creación de una vida especial, una vida que refleja el poder de lo que nos dio vida.

Levantemos nuestros brazos sin importar donde nos encontremos y dejemos saber al resto del mundo que estamos preparados para lo que venga, no importa lo que pase, mientras tengamos una señal de vida en nuestro cuerpo y alma lucharemos por lo que es nuestro, por expresar quien somos y crear la vida que deseamos vivir.

Deseándote éxitos y bendiciones.


Marc Miró