Kakebo – Método japonés que permite ahorrar dinero

La idea detrás del kakebo es ayudarte a entender tu relación con el dinero, manteniendo una libreta de cuentas de todo lo que entra y sale. Solo es necesario una libreta y un bolígrafo.

Ahorrar es uno de los propósitos que siempre tenemos en mente, pero que rara vez llegamos a cumplir. Existe un método japonés llamado kakebo, se traduce como un libro de finanzas del hogar que fue inventado en 1904 por Hani Motoko.

Kakebo

Es un método gratuito en el que solo se necesita un bolígrafo y una libreta. Algunas personas logran vivir sin realizar gastos excesivos teniendo una buena calidad de vida, sin embargo cambiar los malos hábitos financieros no es nada fácil de hacer.

Desde hace más de 116 años, el kakebo ha mostrado ser eficaz ayudando a la gente a tomar decisiones financieras de una manera inteligente.

Herramientas del kakebo

La idea detrás del kakebo es ayudarte a entender tu relación con el dinero, manteniendo una libreta de cuentas de todo lo que entra y sale. Solo es necesario una libreta y un bolígrafo.

El método se basa en escribir los gastos como una forma de procesar y observar nuestros hábitos. Apunta tus ingresos diarios, divididos por categorías, en gastos esenciales, ocio y gastos extras.

Existen son los beneficios de escribir a mano. Puede ayudarte a hacer algunos cambios positivos al animarte a estar más consciente y reconocer tus malos hábitos financieros.

Según el método kakebo, debes hacerte las siguientes preguntas antes de comprar cualquier artículo:

  • ¿Puedo vivir sin este artículo? Basándome en mi situación financiera, ¿puedo permitirme comprarlo?
  • ¿Realmente lo usaré?
  • ¿Cuento con el espacio para ello?
  • ¿Cómo lo encontré?, lo vi en una revista, en una tienda de regalos, etc.
  • ¿Cuál es mi estado emocional hoy en día?, ¿Es de calma, estoy estresado?
  • ¿Cómo me siento al comprarlo?¿Feliz, emocionado, indiferente? Y cuánto tiempo durará este sentimiento.

Para ver resultados significativos en nuestros ahorros

Es importante mantenernos comprometidos en hacer las preguntas correctas antes de realizar cualquier compra que no sea esencial. Aquí te mostramos algunas estrategias sencillas del kakebo para asegurarnos que cuando gastamos, lo hacemos de manera inteligente:

Deja el artículo durante 24 horas

Esto permite resaltar si realmente lo quieres o en verdad lo necesitas. Si todavía estás pensado en el artículo un día después y puedes permitírtelo, entonces realiza la compra.

De esta manera sentirás una mayor satisfacción por la decisión que tomaste.

No dejes que las ventas y ofertas te tienten

Existe una gran cantidad de ofertas y ventas que organizan los almacenes, lo que significa gastar dinero en artículos que en ocasiones no sabemos si vamos a utilizar.

Por cada uno de los artículos que pongas en tu carrito durante una venta, pregúntate si lo comprarías aún sin descuento.

Revisa de manera regular tu saldo

Revisar tu saldo te ayudará a sentir el control de tus finanzas porque te permite saber cuánto dinero tienes para gastar.

Cada mañana podrías hacer el ejercicio de revisar tu saldo, al principio podría darte miedo pero también puede ayudarte a planificar tu día.

Realiza compras en efectivo

Cuando entregas el dinero en efectivo en lugar de usar una tarjeta de plástico, te permite estar consciente de lo que estás gastando y te será más fácil poder realizar un presupuesto.

Intenta sacar una cantidad determinada de dinero en efectivo para usarla durante una semana y solo gasta lo que tengas disponible.

Crea recordatorios en tu cartera o bolso

Un mensaje te recordará que tan importante es para ti hacer esa compra o bien coloca etiquetas en tus tarjetas que digan “¿de verdad lo necesitas?.

Cualquier mensaje que te incite a dar un paso atrás a esa compra te ayudará a tomar decisiones más inteligentes.

Cambia los ambientes que te hacen gastar

Si te has dado cuenta de que gastas dinero después de ver un correo electrónico o al ver fotografías de un influencia que sigues en Instagram que usa una marca en particular es tiempo de parar.

Si la actividad que realizas te incita a comprar cambia de actividad como dar una vuelta en bicicleta, tomar un paseo por el parque o leer un libro.

Recuerda que el kakebo es un método para identificar aquellas compras que solo pueden darte un impulso temporal a tu felicidad.

Inténtalo, los pequeños actos de gasto y ahorro conscientes están relacionados y esos cambios te ayudarán a tener un efecto acumulativo en tu cuenta bancaria.

Si logras llevar esta práctica y convertirla en un hábito, es posible que tus ahorros crezcan de una manera más rápida.

Lo más importante será que las decisiones que tomes te darán mayor felicidad al invertir tu dinero en cosas que realmente importan.

laopinion.com

Artículos Relacionados