El miércoles 20 de marzo 2019, el Sol hace su ingreso al signo de Aries, lo que representa el año nuevo astrológico, el inicio de un nuevo ciclo natural, es el momento de renovar, de iniciar, de renacer. En este momento ocurre el equinoccio de primavera en la latitud norte; esta estación del año se asocia al renacer de la naturaleza, a los inicios.

Primavera 2019

En la latitud sur es el equinoccio de otoño, pero la energía de Aries marca una energía primaveral en la psicología de las masas, aunque habiten en el sur.

Así como la característica de un signo tiene matices de acuerdo al ascendente del momento, de igual forma la posición geográfica y climática también influye; la energía de Aries es de inicios, es primaveral, pero en el sur, adquiere un matiz algo más moderado, algo así como decir:

Otoño

Primavera con Ascendente en Otoño, pero es la energía solar la que marca las cualidades esenciales del momento cósmico, y esa esencia es primaveral.

Nuevo Año Astrológico 2019

Entramos entonces a un nuevo año astrológico, y ocurre en momentos en que Mercurio está retrógrado en Piscis, y eso tiene gran importancia, porque la llegada de un nuevo ciclo cuando este astro retrocede, indica un tiempo en el que habrá un vuelco, un cambio de rumbo, una reestructuración a fondo, y el hecho de que sea en Piscis indica que llegó la hora de cerrar un ciclo mayor, kármico, es decir, que venimos arrastrando y es momento de trascenderlo.

Para dejar claro esto de un ciclo mayor, pongamos como ejemplo al Sol y a Júpiter; la vuelta del Sol al zodíaco es de 12 meses, y la vuelta de Júpiter al zodíaco, es de 12 años, por lo tanto este es un ciclo mayor al del solar.

Es tiempo de cambios a fondo

De no dejar cosas pendientes ni cabos sueltos. Urano a cero grados de Tauro estará conectado con el Sol a cero grados de Aries, en un aspecto astrológico que se denomina “semisextil” (distancia de 30 grados entre ambos) y eso marca un proceso que genera una ola renovadora que viene desde nuestro propio subconsciente, que no necesariamente se puede controlar, que brota, que emana del inconsciente colectivo y se manifiesta de forma espontánea, natural y masiva.

Poderosa Conexión

Hay en esta entrada del Sol a Aries una poderosa conexión entre Júpiter, Plutón, Venus, Marte, y los Nodos Lunares, todos ellos entre los 22 y 23 grados en distintos signos.

Esta interconexión indica una serie de opciones que estarán sobre la mesa, y que de una forma u otra estarán activas de manera simultánea, pero lo más importante es que es en forma predestinada, con la marca de un inevitable cierre de ciclo, una misión por cumplir y un renacer.

Quirón, el sanador herido, estará en conjunción con el Sol entrando a Aries

Este astro recoge experiencias dolorosas, pero da una misión de servicio: si sufres, ayuda a otro a aliviar su sufrimiento, si necesitas amor, da amor incondicional, si tienes miedo, ayuda a otros a ser valientes; de tus defectos, enseña a otros a no cometer errores, de tus experiencias tristes, enseña a otros a sobreponerse y seguir adelante…

Lo dijo San Francisco de Asís: Oh Señor… que yo no busque tanto ser consolado, como consolar… ser amado, como amar… así es la energía de Quirón, y que estará presente en este equinoccio… y recordemos: los partos son dolorosos, pero su resultado es la nueva vida.


Pedro González Silva

Rituales mágicos de primavera – Energía y buena fe