Palabra Pendejo

El vocablo pendejo procede del diminutivo latino de pecten, que significa en primer lugar el pelo del pubis y de las ingles. La segunda acepción es persona cobarde o pusilánime.

¡Pendejo! Hasta Santa Teresa la decía y no era una palabra ofensiva

Con este último sentido, a mediados del siglo pasado en Costa Rica era una palabra que utilizábamos hasta aplicada a los niños temerosos de algo (Ej. “Pepito, hijo, eres un pendejo”) y cuando alguien le hacía algo a otro, usábamos el término “pendejada”.

(“Lo que él le hizo a su amigo quitándole el puesto de trabajo es una pendejada”).

Un filólogotico me explicó —lo que ya sabrás— que hoy en día es una palabra con sentido injurioso y que ya no se usa tanto como antes, probablemente por su referencia primaria al pelo del pubis y las ingles.

En Argentina

El Diccionario de voces lunfardas le da el sentido de “pilluelo dicho en forma simpática” (Ej. “La presencia de la pendeja la dejó boquiabierta”); y lo usan también en diminutivo y despectivo, “pendejito”.

En el sentido original de “cobarde, pusilánime” todavía se usaba en los siglos XVI y XVII, (Siglo de Oro español), y por eso nos preguntamos, ¿a partir de cuándo adquiere ese sentido ofensivo?

En esos siglos lo utilizan los escritores como Santa Teresa de Ávila, quien con toda su santidad a cuestas, escribió los siguientes versos:

¡Oh, Señor, Señor!
Mándame pena y dolor.

Mándame males añejos,
pero mandarme pendejos…
no me los mandes, Señor.

Y a los lectores les cuento que Santa Teresa no era nada pendeja (perdón si ofendo a alguien, pero yo crecí cuando esa palabra no tenía otro sentido que el de la cobardía), pues sí, esta santita era de armas tomar y ni enfermedades ni heladas ni pobreza impedían que fundara conventos por toda España.

Relacionado

¿De dónde ¡carajo! proviene carajo?

Expresa alegría o tristeza. Censura o aprobación. Sorpresa, asombro… Y nada sabemos de su origen. Voy caminando por el sendero que bordea la bahía de Cartagena y, de repente, me detiene una señora sudorosa, que trota en sentido contrario, vestida con un pantalón corto y zapatos deportivos.

Jorge Ignacio Covarrubias, secretario general de la ANLE vía Yahoo!