Granada — Leyendas, cuentos y misterios

Granada

En las faldas de Sierra Nevada, dominada por la octava maravilla del mundo, con la segunda universidad más antigua de España, con una historia propia, el que en otro tiempo fuera el último baluarte nazarí en la España del Renacimiento e incluso capital del Imperio español, guarda en su interior numerosas leyendas, cuentos y misterios que aún no han sido desvelados.

La ciudad andaluza de Granada es rica en tradiciones, gastronomía y secretos. Por sus calles pueden verse vestigios de la historia, edificios encantados y poemas que cantan sus bondades. La Granada misteriosa, la de las leyendas, no deja indiferente al viajero. Estas son algunas de las mejores leyendas de la ciudad.

La Casa de la Columna


La ciudad está llena de rincones en los que imaginar las más bellas historias de amor. Uno de ellos es la Casa de la Columna, en pleno barrio del Albayzín.

Cuenta la leyenda que cuando el rey Boabdil dejó Granada en manos de la reina Isabel I, partió con él un séquito de hombres valientes y bellas doncellas. Uno de aquellos hombres se llamaba Audallah y dejó en la mencionada casa a Leila, su amada, con la promesa de volver un día y vivir felices juntos.

Una primavera, después de dos años, la joven descubrió un nido de golondrinas en su ventana y se percató de que una de las aves llevaba un mensaje en una pata: “La ausencia mata, pero siempre aguardo”.

Feliz, pensando que se trataba de un mensaje de su amado, ella respondió con otro mensaje: “Esperar es vivir”. Y siguió esperando durante años, pero nunca más supo de su amado ni de sus mensajes.

El soldado encantado


Era don Vicente un estudiante salmantino que dedicaba los veranos a recorrer España guitarra en mano para sacar con qué comer en invierno. En uno de sus largos viajes estivales, llegó el mozo a Granada, donde se encontró con el lujo y la sensualidad de una cultura que acababa de ser arrancada unos pocos años atrás de aquella tierra.

Una tarde conoció a un soldado que le habló de un hechizo y de una cueva llena de tesoros. Si encontraba a una casta doncella y a un sacerdote en ayuno, la cueva se abriría y podría hacerse rico. De acuerdo con el soldado, que estaba también encantado, el hechizo sólo duraría hasta la medianoche del día de San Juan.

Don Vicente buscó a los dos personajes y los encontró. Acudió donde se encontraba el soldado y accedió a la cueva, llena de tesoros y ricos platos. El sacerdote no pudo evitar la tentación de comer de aquellos manjares, así que todos fueron expulsados de la cueva con las manos vacías.

La escoba del diablo


Otra historia de amor que termina mal. Esta vez los amantes llegaron a las mismas cumbres de Sierra Nevada, una cadena montañosa también hechizada y hechizante.

Cuenta la leyenda que un rico hombre de la Granada de la Reconquista quería casar a su hija con otro poderoso de aquellos lugares, pero ella, enamorada como estaba de un simple mozo de cuadras, decidió que se escaparía muy lejos con su amado.

Los jóvenes recibieron una noche un extraño regalo: una escoba mágica. Aquella misma noche dejaron atrás Granada y subieron a la sierra gracias a que la escoba barría la nieve del camino, pero al llegar a las blancas cumbres, la escoba se volvió loca y levantó tanta nieve con sus vaivenes que sepultó a los amantes. Dicen que la escoba aún está en Sierra Nevada.

El suspiro del moro


Aceptada como verdad histórica, cuenta la leyenda que cuando Boabdil abandonó Granada tras la conquista cristiana, ya fuera de la ciudad, sobre un mirador que aún existe, volvió la vista a la urbe.

De su boca salió entonces un profundo y amargo suspiro y de sus ojos brotaron lágrimas por aquel paraíso en la tierra.

Fue entonces cuando su madre recriminó su actitud con aquella célebre frase que reza “llora como una mujer lo que no has sabido defender como un hombre”.

La Puerta de la Justicia


En la Puerta de la Justicia, en una de las entradas a la Alhambra, hay grabadas una mano y una llave. Numerosas son las leyendas en torno a estos dos grabados.

Una de ellas dice que cuando la mano alcance la llave, la Alhambra será destruida y el mundo acabará. Otra dice que el caballero que alcance con su lanza la mano, recibirá en recompensa el trono de tan magnífico monumento. Pero, sin duda, la más famosa afirma que cuando la mano toque la llave, Granada volverá a las manos de sus antiguos dueños: los musulmanes.

Granada, considerada por muchos como la joya andaluza, como una de las ciudades más hermosas de España, ha demostrado ser también una fuente inagotable de leyendas y misterios.

Vía » http://www.diariosigloxxi.com/