El número de lunares en un brazo predice el riesgo de sufrir cáncer de piel

Tener 11 o más lunares en un solo brazo indica una mayor predisposición a sufrir cáncer de piel o melanoma. Así lo concluye un estudio publicado en la revista British Journal of Dermatology.

Los autores del estudio aseguran que han encontrado una manera muy rápida de evaluar las probabilidades de padecer dicha enfermedad. Además, dan otra cifra a tener en cuenta: quien tenga 100 o más lunares en todo el cuerpo tiene cinco veces más probabilidades de sufrir esta problema que el resto de la población.

Para llegar a estas conclusiones, los científicos estudiaron a más de 1.800 parejas de gemelas durante 8 años, a los que se investigó la piel en búsqueda de cambios en el número de lunares, aumento de tamaño o aparición de manchas. El color de la piel, el de los ojos y la presencia o no de pecas también fueron otros datos registrados.

El trabajo fue llevado a cabo por la organización Wellcome Trust en el hospital St Thomas de Londres y forma parte de un estudio todavía más grande en el que se incluye el análisis de gemelos del sexo masculino, y que se publicará próximamente.

Los expertos también aseguran haber hallado una relación entre el número de lunares que hay en un brazo y el número de lunares que hay en el resto del cuerpo.

Según ellos, si en el brazo derecho hay 7 lunares, las probabilidades de tener más de 50 lunares en todo el cuerpo son nueve veces superiores a la media. Y los que tienen 11 en el mismo brazo, casi con toda seguridad tienen más de 100 en el resto del cuerpo.

Hilando aún más fino, los científicos aseguran que en si en la zona próxima al codo derecho hay lunares, el riesgo de padecer cáncer se multiplica. Además, y según sus investigaciones con hombres que todavía no han sido  publicadas, aseguran que los sujetos de sexo masculino que tienen muchos lunares en la espalda también tienen más riesgo de padecer melanoma.

Simone Ribero, una de las investigadoras jefe que han llevado a cabo el estudio, explica que estos hallazgos pueden simplificar mucho las exploraciones de los dermatólogos, ya que con solo mirar en un brazo pueden saber si están ante un paciente de riesgo o no. Y por supuesto, para que cualquiera sepa, con una rápida mirada a su brazo, que debe tomar más precauciones para protegerse del sol.


Vía » Yahoo! Noticias