Conserva tu tenedor — Reflexiones de Fe y Esperanza

Había una mujer que había sido diagnosticada con una enfermedad incurable y a la que le habían dado solo tres meses de vida. Así que empezó a poner sus cosas en orden, contacto a su sacerdote y lo citó en su casa para discutir algunos aspectos de su última voluntad. […]