Muchas veces entramos a un lugar y nos sentimos incómodas, no sabemos por qué pero hay algo que no funciona. Probablemente ese espacio no tenga buen “chi” (energía en chino) Independientemente del tamaño de tu oficina o departamento puedes llenarlo de buena vibra con este arte milenario.

Feng Shui — traducido ‘viento y agua’— es una filosofía china muy antigua que se basa en buscar la energía y el balance entre los ambientes y sus habitantes (tú).

  • Puerta principal
    Trata de limpiarla por dentro y por fuera y asegúrate que no tengas objetos que luzcan como obstáculos. Mantén la entrada y salida libre así permitirás que la buena energía entre a plenitud y sin problema.
  • Píntala
    Si no puedes hacerlo por fuera, hazlo por dentro. Con un cuarto de pintura será suficiente. Escoge el acabado brillante. Si tu puerta da al norte escoge entre un azul marino o negro. Si da al sur, en rojo o anaranjado al oeste píntala de gris o blanco y al este marrón o verde.
  • Flores naturales
    Para ser más afortunada que no falten las flores. Asegúrate que no tengan espinas o bordes afilados. Apenas empiecen a ponerse viejas, bótalas. Para el feng shui nada que luzca roto o poco fresco deberá hacer parte de tu ambiente (Out with the old, in with the new).
  • Ilumina
    Asegúrate de que no falte la luz en tu ambiente. El balance justo de luz y oscuridad es muy importante. ¿Recuerdas el famoso dibujo del yin y el yan? Cualquier superficie es buena para poner una lamparita de mesa: el tope de la cocina, el gavetero de tu cuarto o una mesita esquinera en tu salón.

La próxima vez que pases por un flea market ¡párate! busca una herradura vieja y ponla sobre o cerca del área de la puerta de entrada o si te gusta la idea ponla encima de cada puerta de tu departamento.

Según el Feng Shui las herraduras proporcionan suerte a todos los que entran y salen por esas puertas.


Vía » Vista Magazine