Conflictos emocionales del estómago – Biodescodificación

Qué sucede en nuestro estómago según el tipo de conflicto emocional que se está viviendo o bien, según el impacto emocional recibido. Síntomas: gastritis, úlcera gástrica cancerosa, úlcera péptica, acidez estomacal.

Conflictos emocionales del estómago

Todos los anteriores síntomas, tienen su origen en conflictos emocionales de enojo en el territorio o bien a conflictos de identidad.

Se han vivido o se viven agresiones, se siente rabia hacia alguna persona o bien sentimos la rabia de otra persona contra nosotros (nos sentimos agredidos o agredimos a los demás.

Hay constantes peleas o discusiones por querer marcar los límites de mi territorio:

  • Mire jefe, mi horario termina a las 7pm y ya son las 8pm, ya me voy.
  • Oye empleado, se cancela tu descanso, mañana descansabas pero necesito que vengas a trabajar.
  • Mi amor, acaba de llamar tu mamá para avisar que mañana viene de visita y tú y yo ya habíamos acordado salir a comer, a ver cómo lo resuelves.
  • Mi vida, hoy no voy a poder pasar a verte porque me surgió un imprevisto familiar, nos vemos el otro fin de semana mejor.

Cambio de planes e imprevistos

Son situaciones por lo regular, en que nos sentimos agredidos porque por un lado una tercera persona o algún hecho, NOS CAMBIA LOS PLANES, pero simultáneamente, estamos viviendo una situación en la que no nos sentimos apoyados y sabemos que ese cambio de planes me traerá problemas ahora en casa o ahora en el trabajo.

O surge un imprevisto en casa y yo quedo mal en el trabajo o surge un imprevisto en el trabajo y yo quedo mal en casa. Me siento agredido, no puedo delimitar mi o mis territorios, uno de mis territorios afecta al otro y mi vida se complica.

Y puede ser algo tan simple como “yo ya tengo, voy a salir a almorzar” y en eso llega tu jefe y te dice: hoy no sale a comer, necesito que me hagas este informe urgente.

Obviamente entre más grande mi molestia, entre más complicados los problemas, más doloroso o grave mi síntoma. ¿Y por qué estoy dañando estómago?

Porque no digiero las situaciones

¿Qué está pasando realmente en mi estómago?

Estoy en conflicto activo, por lo tanto, en mi mucosa gástrica se están produciendo pequeñas ulceraciones, tal vez milimétricas, pero hay ardor y molestias, me duele.

Mi estómago se está inflamando porque sabe que ese bocado que tragué o me hicieron tragar (el cambio de planes) requiere de más espacio para ser digerido.

Hay más acidez por supuesto, porque es tan grande el bocado, que DEBO DESHACERLO.

Cuando ya he resuelto el conflicto, cuando mi vida vuelve a la normalidad, cuando me rebelo ante mi jefe o dejo claro en casa que ya no quiero problemas por fallarles de vez en cuando.

Cuando cambio de “preocuparme” a “resolver” contestando, explicando o simplemente afrontando tranquilo las situaciones, mi estómago recibe la orden de desinflamarse, comienza la recuperación de mi mucosa, disminuye mi acidez y puede ser que yo comience a sangrar en mis heces o evacúe heces negras por el tejido necrosado.

En la crisis de sanación, sentiré cólicos, calambres, escalofríos y algo de inflamación en el colon con inflamación.

Síntoma: perforación de úlcera

El conflicto es el mismo que en el caso anterior, pero con la diferencia de que ya llevo muchos meses sin resolver esa dualidad conflictual “o quedo bien en mi trabajo o quedo bien con mi familia”.

Y es tanta mi indecisión de resolver que las ulceraciones crecen y lo que sí es importante saber es que si dichas úlceras se revientan, el peligro de morir es muy alto.

Así que ante cualquier conflicto laboral, sensación de agresión, vivir enojado o molesto o intolerante, dañará mi estómago.

Esas personas que no se permiten fallar, llegar tarde, equivocarse. Esas personas perfeccionistas, esas personas que no pueden enfermarse y faltar ni un día la trabajo… ¡cuidado!

Síntomas: cáncer de estómago, pólipos en el estómago, hiperplasias de la mucosa gástrica

Aquí el conflicto se centra principalmente en NO DIGIERO

  • No soporto
  • No tolero
  • No permito
  • Me da asco
  • Me repugna
  • Me cag…

Por lo tanto, puedo estarme refiriendo a una persona, a un hecho, a un evento, a una actitud de alguien, a una labor, a un trabajo, a una palabra, a lo que sea.

Soy intolerante al 100% y quiero que todo sea como yo lo quiero, como lo he planeado, yo dirijo, yo mando, las cosas se hacen a mi manera, etc.

¿Qué sucede en mi tejido estomacal?

Que mientras yo permanezco en ese plan de intolerancia y rigidez mental, se está formando en mi estómago algo parecido a una coliflor y puede llegar (dependerá de mi intolerancia) a medir lo que mediría la cabeza de un niño.

Las paredes de mi estómago se engrosan y ponen rígidas, el estómago deja de ser esa tierna bolsita rosada y flexible ¿por qué? Porque yo dejé de ser flexible para digerir mi vida. Entonces, el estómago hace lo mismo.

Esa tumoración interna no es más que la representación simbólica de todo lo que yo no digiero. Y la única manera de disminuir dicho tumor o tumoraciones pequeñas pero rígidas es cambiando mis actitudes.

Cargas emocionales

Reduciendo mis cargas emocionales, mi estrés, siendo más flexible, menos castrante, menos rígido, menos intolerante porque debo llegar al punto de digerir las vivencias, aceptar la vida con lo que viene sin cargar más de lo que me es posible cargar.

Soltar algunas responsabilidades, aprender a delegar cargas, relajarme más. Esa es la única manera de que mi tumor se reduzca hasta un tamaño digerible y yo pueda continuar con mi vida más relajado.

Cuando yo esté viviendo ya la fase de resolución debido a mis cambios de actitud, debo esperar dolor, sudores nocturnos, encapsulamiento de dichos tumores pequeños y la caseificación (necrosis, destrucción) del tumor si era grande.

Puedo presentar hemorragias, puedo toser sangre roja o evacuar sangre negra. Puedo también sentir escalofríos.

Si el tumor se encapsula, puedo vivir con él sin molestias, siempre y cuando no “estorbe” a los alimentos reales que yo ingiera y tape su paso. Si ya está encapsulado, puedo recurrir a una cirugía para retirarlo sin problema.

Síntoma: reflujo

La causa emocional es la misma que en los casos anteriores pero aquí hay una combinación de aquellos conflictos con un elemento más: quisiera escupir eso malo que me tragué y que no puedo digerir.

Y volvemos a lo mismo, intolerancia, cambios de planes, inflexibilidad, etc. El problema aquí es que el ácido gástrico sube al esófago y puede literalmente QUEMARLO, y es ahí en donde radica el riesgo. Y no crean que “escupir” siempre será literal. Recuerden que casi todo es simbólico.

  • Alguien me ofendió y no contesté (no escupí)
  • No me gustó nada cómo trabajé hoy, lo pude hacer mejor pero me lo callé, no dije nada ni hice nada (no escupí)

En los casos de reflujo, hay cosas en nuestras vidas que no nos llenan del todo, que no nos gustan del todo, que no digerimos del todo pero “hacemos como que no pasa nada” y sí pasa. El estómago sabe que no digeriste algo al 100% y “escupe” por ti.

Escupe ácido

Para que se deshaga aquello que tragaste pero que no digieres del todo. Por lo tanto, si razonamos unos minutos y tomamos conciencia, podremos descubrir que cualquier problema en el estómago estará relacionado con intolerancia, en distintos grados claro.

Seamos más flexibles, seamos más tolerantes, o bien de plano, alejémonos de esas personas, de esas relaciones, de esos trabajos que simplemente “no digerimos”.

Si somos de las personas que “cargamos” con todas las responsabilidades, aprendamos a negarnos, a delegar…porque nuestra salud y vida incluso, está en riesgo.

Así las cosas…

Akasha Sanación Integral
Elizabeth Romero Sánchez y Edgar Romero Franco.

Conflictos Emocionales de la Gastritis – Biodescodificación

Artículos Relacionados

Be the first to comment