Perdonarte a ti mismo puede ser mucho más difícil

Perdonarte a ti mismo puede ser mucho más difícil
Perdonarte a ti mismo puede ser mucho más difícil

Cuando tienes un sentimiento de culpa por algo que sucedió en el pasado, este paquete de negatividad excavando dentro de ti pueda causar una infelicidad penetrante e interminable.

Perdonarte a ti mismo es un acto importante para seguir adelante y liberarte del pasado. También es una manera de proteger tu salud y tu bienestar general. A continuación, algunas sugerencias para saber cómo perdonarte a ti mismo.

Practica la aceptación de ti mismo

No necesitas perdón por ser tú. Perdonarte a ti mismo se trata de enfocar hacia las cosas específicas por las que te sientes mal, no de la persona que eres. Como una técnica de perdón, la aceptación de ti mismo te permite aceptar que eres una buena persona, con todo y tus fallos. No significa que debas ignorar tus fallos y dejar de intentar mejorar, sino significa que te valoras a ti mismo por encima de estos elementos y evita que estos fallos frenen tu progresión en la vida. Ámate y date la oportunidad de sanar. Sonríe más. Te dará más libertad para dejar de pensar todo con demasiada seriedad.

Ten en cuenta los desafíos que se presentan al no perdonarte

Vivir en un estado en el que no puedes perdonar requiere de mucha energía. Estás constantemente masticado por el miedo de tu vulnerabilidad, quemado por el enojo como fuente de dolor y viviendo con la constancia de tristeza, dolor y culpa. Esta energía merece ser para un mejor uso, para que tu creatividad y tus habilidades sean alimentadas, no tu negatividad. El perdón también te permite vivir en el presente en lugar del pasado, lo que significa que puedes seguir hacia el futuro con un renovado sentido de propósito enfocado en el cambio, el mejoramiento y la construcción de experiencia, en lugar de retenerte en un pasado que duele.

Comprende la importancia del perdón

No solamente permites que te quedes estancado en el pasado sino también el no perdonarte a ti mismo también causa mucho daño en tu salud emocional y física. La incapacidad de perdonar proviene de la ira y el resentimiento, dos emociones que pueden provocar estragos en tu salud. Numerosos estudios han mostrado que las personas que se estancan en una ira constante son más propensas a enfermedades que las personas que aprenden a perdonar tanto a si mismas como a los demás.

Acepta tus emociones

Parte de los problemas es frecuentemente ser incapaz de aceptar que estás experimentando emociones como ira, miedo, resentimiento y vulnerabilidad. En lugar de tratar de evitar confrontar estas emociones negativas, acéptalas como parte de lo que está provocando tu falta de perdón a ti mismo. Un problema detectado es un problema listo para ser abordado…

continúa página 2 »


seguir leyendo en página: