El regreso de esta columna, después de un reposo médico, es el primer “coletazo” de este pasado eclipse solar parcial en el signo de Cáncer (tal vez no por casualidad el autor de esta página pertenece a esta franja del zodíaco).

Coletazos del Eclipse Solar

Los efectos astrológicos de un eclipse solar (con los de Luna es igual), no se sienten el mismo día en que ocurre, sino son procesos transformadores que se van dando en el transcurso de seis meses, cuando vuelve a haber otro eclipse.

Sin embargo en esta ocasión esos procesos se darán en forma más acelerada e intensa, pues apenas en un mes (son casos excepcionales) habrá otro eclipse solar en Leo que acentuará esos procesos que se irán dando.

Pero además de eso, los efectos transformadores de este eclipse se intensificarán, porque el mismo se produjo en contacto con Plutón, en un aspecto astrológico denominado “oposición”, que es muy poderoso y ejerce influencia en las relaciones humanas y procesos de negociación.

Plutón es el astro que más se parece a un eclipse, pues su efecto es ampliamente transformador.

Este será entonces un mes intenso y muy transformador

El área de nuestras vidas donde mayormente sentiremos estos cambios, será en nuestros hogares, vida familiar, arraigos, hábitos, vivienda, alimentación.

Pero a la vez sentiremos “coletazos” transformadores que se reflejarán en nuestro destino, rumbo en la vida, metas, ejercicio laboral y profesional.

En lo colectivo esos cambios se sentirán en la idiosincrasia y modo de actuar y reaccionar de una determinada colectividad, cada quien de acuerdo a su realidad, y es posible que en algunos países se estremezcan las bases del poder.

Pedro González Silva