Diócesis francesa pide a sus fieles que adopten un sacerdote

Parecía que ya lo habíamos visto todo en publicidad, que después del proyecto japonés de colocar una lata de refresco en pleno suelo lunar ya no nos sorprendería nada más, pero resulta que el mundo del marketing siempre tiene algo nuevo que ofrecer.

adopten un sacerdote

Ahora las seis diócesis de la región de Normandía, al noroeste de Francia, han lanzado una campaña que ha dejado boquiabiertos, cuando no insultados, a no pocos feligreses de la Iglesia Católica local.

Se trata de una convocatoria titulada Adoptar un cura que propone varías vías ciudadanas para ayudar con los gastos de la Iglesia, particularizando el gesto en un sacerdote puntual con el que usted simpatice o que considere digno de su ayuda.

Concebido por la agencia de publicidad Alteriade, con sede en la ciudad de Lyon, este proyecto que no tiene más de una semana, sigue de cierta manera el estilo de los programas humanitarios que proponen adoptar desde lejos un niño en algún país con problemas alimentarios y de higiene, e incluso resulta muy parecido al estilo del sitio francés de búsqueda de pareja.
 

“¿Por qué dar?”, puede leerse en el inicio de este sitio web. Pues porque “permite cubrir los gastos ligados a la formación de los seminaristas y a la actividad de los sacerdotes en misión: transporte y desplazamientos, comidas, medios de comunicación, materiales varios y, por supuesto, su remuneración”.

 
Como si se tratara, en el mejor de los casos, de una librería online o de esas plataformas para el crowdfunding que tan de moda están, el sitio web ofrece varias opciones para diferentes tipos de bolsillos: 10 euros para una cesta de alimentos básicos, 30 euros para medios de comunicación, 50 euros para ropa, 80 euros para desplazamientos, 100 euros para un día de misión y 130 euros para un día completo de formación.

Sin ocultamientos de ningún tipo, se trata de la recuperación de la vieja tradición del denario que, según la página web, hace posible la celebración de sacramentos (bautizos, matrimonios…) y de funerales, así como la animación de las parroquias, el catecismo, la caridad, la organización de peregrinaciones, de retiros y otras misiones de la Iglesia.

De manera que esta nueva campaña de choque se enfoca en creyentes entre los 18 y los 40 años, aquellos para los cuales el acceso a Internet hace rato que forma parte de su modo de vida, según ha explicado a la prensa Xavier Signagout, Vicario general de la diócesis de Bayeux.

Lo más curioso –e incluso atrevido— se encontraría en el modo en que los rostros de los sacerdotes “ofrecidos” son presentados a los internautas: unas veces con un rictus entre sereno y seguro de sí mismo (“100% católico, 24/7, disponible incluso los domingos”), otras veces trucados dentro de una caja de cartón, a la manera de las agencias de envíos de paquetes, y la frase “despachado en 48 horas, sin gastos de entrega”.

Video Relacionado

Adopte un curé

Vía Yahoo!