El Mundial más impredecible en los últimos tiempos

El Mundial más impredecible en los últimos tiempos ha confundido al modelo estadístico de Goldman Sachs. Antes de que el torneo empezara a mediados de junio, algunos de los economistas del banco habían analizado grandes cantidades de datos para predecir los marcadores de todos los partidos. Los resultados han sido poco impresionantes.

El Mundial 2014 más impredecible en los últimos tiempos

De los 36 partidos jugados hasta ahora en la fase de competición por grupos, Goldman ha tenido una tasa de éxito de 36,11%. Su modelo, si lo recuerda, está basado en los datos recopilados de los partidos de fútbol internacionales obligatorios desde 1960.

Así que, tomando en cuenta los resultados hasta ahora, el banco ha actualizado sus predicciones para los 16 equipos que componen los octavos de final. Goldman aún predice que Brasil va a ganar la Copa del Mundo, pero ahora piensa que se enfrentará a Holanda, y no a Argentina en la final.

La tabla actualizada muestra a EE.UU. pasando al grupo de los 16

Mientras que las estimaciones anteriores esperaban que fuera eliminado en la primera ronda. España, que Goldman predijo alcanzaría las semifinales, ha sido eliminada. La mitad de los nombres en las predicciones actualizadas para las próximas cuatro rondas del torneo son nuevos.

Para ser justos, Goldman no es el único banco que ha sido sorprendido con los resultados. Los economistas de ING habían predicho que los actuales campeones, España, conservarían la corona con base en el valor de mercado de su plantilla.

En realidad, España salió en la primera fase tras perder sus dos primeros partidos, incluyendo una goleada de 5-1 recibida a manos de Holanda.

Lo que los resultados ponen de manifiesto es que el rendimiento pasado en el campo de juego no es un indicador confiable del éxito futuro. Sin embargo, Goldman acertó en restar importancia a las posibilidades de Inglaterra. El equipo todavía puede salir del Mundial sin haber ganado un solo partido, como lo había predicho Goldman.


wsj.com