¿Has oído hablar de las almohadas herbales de semillas?

Son sencillamente fantásticas: son cojines masaje que se usan para transmitir calor o frío ahí donde tengamos dolor. Están elaboradas con materiales naturales y nos aportan un agradable efecto relajante. Te enseñamos a elaborar la tuya ¡Te encantará!

Almohadas herbales de semillas

¿De qué sirven las llamadas almohadas terapéuticas herbales?

Con el estrés y la vida que todos llevamos con nuestras obligaciones y presiones, es habitual que suframos dolores de espalda y de cuello. Sufrimos dolores de cabeza, contracturas, pinzamientos… estas almohadas están rellenas de múltiples semillas, como soja, maíz, trigo sarraceno, canela, lavanda… son ideales para relajarnos gracias su adaptación a nuestro cuerpo, y su facultad para transmitir temperaturas dependiendo de si las ponemos en el microondas o en el refrigerador.

¿Cuándo se recomienda usar la almohada caliente?

La utilizaremos en su forma caliente cuando nos duela el cuello, cuando tengamos dolores musculares, dolores menstruales, artritis, dolor de espalda, sinusitis, colitis, tendinitis, tensión cuello, dolor cervical, desgarros, mastitis, reumatismos, artritis y artrosis, cólicos, gripes etc… La pondremos en el microondas un minuto e iremos probando. Nunca la pongas durante más de 5 minutos o correremos el riesgo de que se queme, siempre a intervalos cortos para ir probando.

¿Cuándo se recomienda usar la almohada fría?

Es muy adecuado cuando sientas por ejemplo dolor de cabeza, estrés, dolor de muelas, dolor muscular, moretones, síndrome del túnel carpiano, quemadura, varices, ojos hinchados, efecto del trasnoche, fiebre, pies cansados, inflamaciones o cuando desees refrescarte un poco.

Señalarte que normalmente la almohada tiene una duración de un año, pero si en algún momento deseas poner otras semillas o añadir otras plantas aromáticas no tienes más que abrirla de nuevo y hacerlo. Es una idea económica, sencilla y muy efectiva. !Pruébalo!

Cómo hacer una almohada térmica de semillas