2017 – El principio de la recuperación el bienestar y el amor

La suma de las cifras de 2017 es 1. Todos los años 1 son principios de etapa en los que la voluntad es la que dirige las circunstancias. El 1 es un número impar, masculino, y es la potencia que impulsa a la acción. Es el símbolo de la unidad, de la creación y lo asociamos al motor de inicio que marca cualquier actividad.

Nos permite proyectar y conectar con nuestro centro, sentir que somos nosotros quienes dirigimos nuestras vidas. Pero como el 1 es el primero, a menudo nos empuja a actuar, pero a pensar después en las consecuencias.

Por otra parte, recordemos que el 1 es un número asociado a Kether en el Árbol cabalístico. Aporta vigor, fuerza a todo lo que iniciamos; nos permite proyectar la voluntad hacia los objetivos que nos hemos fijado; nos invita a involucrarnos activamente en las situaciones, con el máximo protagonismo, en vez de pasar de puntillas por encima de las experiencias.

El año 2017 suma : 10 = 1

El año 2017 es el principio de una etapa en la que el bienestar, el amor, la recuperación, componen el fundamento que sostendrá nuestras creaciones. Es un año que acaba en 7, por lo que pertenece al Mundo de Formación de la realidad desde la visión cabalística. Las cifras 1 y 7 pueden resultar una excelente combinación para impulsar un año en el que nuestros deseos estén alineados con nuestro programa humano, lo que nos permite actuar de forma más coherente.

El problema es que no solemos ser demasiado conscientes de la fuerza de nuestra voluntad, no la canalizamos, ignoramos que somos capaces de mandar en nuestras circunstancias y dejamos que sean las anécdotas las que compongan nuestro destino, y con ello perdemos muchas oportunidades de programar nuestros ideales, y es cuando la existencia va en un sentido opuesto a lo que nos interesa.

La energía del 1

Se trata de aprender a encauzar adecuadamente la energía del 1, la que lleva la propulsión del fuego de la acción y de la pasión. El sentido de 2017 es el de dejar atrás el pasado y buscar el triunfo de nuestras iniciativas. Pero quien no esté dispuesto a ser el héroe de su propia vida, quien separe en vez de unir, estará favoreciendo el desequilibrio y el caos; quien se resista a defender la libertad, la solidaridad, o quien se niegue a superar dogmas y siga alimentando los qlifos, el abismo, la desigualdad, el miedo, la violencia, acabará teniendo que escoger entre la luz y las tinieblas, y las consecuencias no serán demasiado livianas.

Es un año en el que el amor tiene que reivindicarse más que nunca iniciando una etapa de sanación en todos los sentidos, personal y colectivo.

Hay quien sigue apuntalando las teorías conspirativas, quien se recrea en la tesis permanente de la crisis que nos hunde, y como este sistema pertenece al pasado, y ya no cabe en la energía del 1, la energía del temor tiene los días contados si utilizamos las armas más potentes del mundo, la Luz y el Amor.

2017

2017 viene para animarnos a abrir un abanico de nuevas posibilidades de existencia. Nadie dice que va a resultar fácil. Pasaremos por etapas de cataclismos internacionales y personales, pero recordemos que la catarsis forma parte de la liberación, de la regeneración, y quien no se arriesga, no consigue renovarse y relanzar sus objetivos.

Por otra parte, quien lo intentó anteriormente y no lo consiguió, va a tener otras posibilidades de acción exitosas, pero deberá hacerlo desde una perspectiva diferente, tratando de no repetir viejos hábitos o patrones.

Tareas a cumplimentar durante los 12 meses

Empecemos el año proyectando con fuerza y convicción lo que deseamos alcanzar, porque es una actitud que va a ayudarnos a centralizar nuestros esfuerzos y no desperdiciar nuestros impulsos en meros intentos estériles. Enero y julio, serán especialmente fructíferos.  Podemos plantearnos el año como un damero sobre el cual aparecen diversas casillas que nos proponen tareas a cumplimentar durante los 12 meses.

  • Casilla 1, enero: la energía para diseñar, impulsar nuevos objetivos.
  • Casilla 2, febrero: la energía para activar el amor, las acciones solidarias.
  • Casilla 3, marzo: la energía para activar nuevas estrategias en cualquier ámbito.
  • Casilla 4, abril: la energía para aumentar la autoestima las posibilidades de acción, de poder, de realización.
  • Casilla 5, mayo: la energía para las acciones concretas, para la puesta en marcha de situaciones, acuerdos, para buscar o cambiar de trabajo.
  • Casilla 6, junio: la energía para revisar la mitad del año que ya hemos vivido, rectificar errores, proponernos superar obstáculos.
  • Casilla 7, julio: la energía para sentir, disfrutar, ser conscientes de la suerte que tenemos, dedicarnos a experimentar las facilidades que hemos creado.
  • Casilla 8, agosto: la energía para crear puentes de diálogo, expresar nuestras inquietudes, vender, comprar, invertir.
  • Casilla 9, septiembre: la energía extremadamente fructífera. La imaginación al poder las posibilidades de acción se multiplican. Mes de grandes descubrimientos.
  • Casilla 10, octubre: la energía para la acción, la concreción, para pasar de la teoría a la práctica. Pensar y actuar es la consigna.
  • Casilla 11, noviembre: la energía de la conciliación, pensar en que podemos hacer para mejorar nuestras capacidades, para buscar el equilibrio interior y fomentar la unión entre tendencias divergentes.
  • Casilla 12, diciembre: la energía de la recuperación de valores, sensibilización y reafirmación personal. Periodo de balance del año, desechar lo que no nos interesa perpetuar y proponernos mejoras sustanciales.

Esta es una simple guía que puede ayudarnos a aprovechar las energías de los meses y los micro periodos.


Vía » redmilenaria.com

Los comentarios están cerrados.