¿Sabes como se comunican nuestros ángeles con nosotros?



La Comunicacion con Angeles

Al hacerle alguna petición a nuestro Ángel, debemos tener en claro que es lo que pedimos y para qué

Nuestros Ángeles se comunican con nosotros a través de nuestra Aura, ya que es nuestro campo de energía lo que ellos perciben.

Todas nuestras emociones, nuestros pensamientos, incluso los más secretos, forman alrededor nuestros un arabescos luminosos, un verdadero alfabeto que los Ángeles están en condición de descifrar.

Estos símbolos de colores son los que atraen hacia nosotros éstos seres de luz, que se encuentran sobre nuestra misma longitud de onda. Esto ocurre a cada instante de nuestra vida diaria y durante el sueño.

Además, nuestros sueños son bien visibles y quedan grabados en el aura que nos rodea. Pero estos sueños muchas veces atraen también a energías sutiles oscuras.

Por medio de esta ley inmutable, un sueño con ánimo gozoso atraerá seres gozosos, uno con ánimo hastiado atraerá sobre sí vibraciones de hastío, uno deprimido se rodeará de depresiones, etc. Todos los planos, desde los más sutiles a los de la vida cotidiana están condicionados solamente hacia nosotros, ya que somos los constructores de nuestra vida.

Si tienes un sueño o pensamiento con el que no estés de acuerdo, comienza a eliminarlo mentalmente y solicita la ayuda de tu ángel guardián para limpiar cualquier entidad oscura que se halla quedado adherida en tu aura por medio de esa pesadilla.

Los pensamientos, los deseos, las intenciones, los sentimientos, las palabras, los sueños y las acciones son vibraciones que al salir de quien las emite, inmediatamente impresionan la substancia del cuerpo mental reflejando un color; luego se convierten en formas de vida que actúan y afectan a todo aquello con lo que se ponen en relación.

A nivel energético, nuestros pensamientos y actitudes, son lo que le dan color a nuestra Aura.

Si nuestros pensamientos y acciones derivan del amor, la bondad, etc., nuestra Aura estará matizada de colores claros.

Si nuestros pensamientos y acciones provienen del rencor, el odio, la envidia, la tristeza, el enojo, las preocupaciones, o cualquier sentimiento negativo, nuestra Aura se irá tornando gris.

Mientras más obscuros sean nuestros pensamientos, más denso será nuestro campo energético, hay quienes tienen un Aura totalmente negra.

Establecer contacto con nuestros Ángeles no es tan fácil como lo hacen creer muchas teorías.ya que esto denota nuestra falta de fe hacia la vida, hacia Dios y hacia nuestro Ángeles.

¿Por qué le tememos tanto a la vida si nuestro único propósito es encontrar la felicidad? ¿Por qué complicarnos tanto la vida sumergiéndonos en situaciones y sensaciones que nos llevan directamente al dolor?

Al hacerle alguna petición a nuestro Ángel, debemos tener en claro que es lo que pedimos y para qué. Ya que la calidad de nuestra petición también queda plasmada en nuestra Aura, es decir, no podemos mentir acerca del fin real que persigue nuestra petición, porque nuestros Ángeles lo detectan, no podemos engañarlos y tampoco podemos aspirar a que sean nuestros cómplices en actos que vayan en contra de la Ley de Dios.

No pidas nada que vaya en contra del Amor porque tu petición no será atendida. Ellos conocen mejor que nosotros quienes somos en realidad, cual es nuestra esencia, lo que necesitamos y lo que deseamos.

El “color de nuestros pensamientos” no sólo es importante, también los es su forma. Cuando emitimos un pensamientos, también se plasma en nuestra Aura una forma, la cual dependerá de la calidad de pensamiento que tenemos, una forma agradable denota pensamientos constructivos, una forma repulsiva, denota pensamientos destructivos.

Por medio de nuestros pensamientos, podemos también formar la estructura de nuestra Aura, un pensamientos bien definido y constante creará un Aura bien delineada y definida, en cambio los pensamientos esporádicos o inconstantes, solamente emitirán color, pero no tendrán ninguna forma y estructura que puedan decirle algo a nuestro ángel.

Libros relacionados con Ángeles


 





 


Categories: Ángeles, Angeología Tags: